Comenzó regreso de animales a la precordillera y valle central

Más de 42 mil animales, entre caprinos, bovinos, equinos y ovinos, fueron controlados entre octubre de 2012 y mayo de 2013.
Como todos los años, luego de las primeras nevazones, los primeros grupos de animales, de unos 42 mil que se encontraban en los campos de pastoreo de la cordillera, comenzaron a retornar a la precordillera y el valle, luego de permanecer durante la temporada estival en una de las 64 veranadas autorizadas por el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) en la Región del Biobío, después de cumplir los requisitos de bajada establecidos por la institución, informó el Director Regional del SAG, Leonidas Valdivieso Sotomayor.
“Esta costumbre ancestral, que se ha mantenido en el tiempo, tiene como finalidad utilizar los pastizales que durante el invierno fueron cubiertos de nieve, permitiendo que el ganado los utilice durante la primavera y verano de cada año. Para compatibilizar esta costumbre con las necesidades sanitarias de nuestro país, el Ministerio de Agricultura, a través del SAG, cuenta con un programa de prevención de enfermedades exóticas, que tiene como finalidad detectar en forma oportuna enfermedades como la anemia infecciosa equina, brucelosis melitensis en caprinos, entre otras”, destacó el directivo del SAG.
En este sentido el encargado regional de Protección Pecuaria, Eduardo Führer Jiménez, explicó que “este programa tiene como objetivo impedir el ingreso de nuevas enfermedades al territorio nacional y atender posibles sospechas, además, en caso que hubiera un foco detectarlo y controlarlo en forma oportuna, de manera de evitar el impacto que una de estas enfermedades puede provocar en la ganadería y en la economía nacional, protegiendo a la población ganadera que permanece en sus predios”.
Para ello el SAG controla permanente los animales que están en las veranadas, a través inspecciones clínicas y muestreos serológicos, con un promedio cercano a las 3 inspecciones por cada uno de ellos, durante este periodo. El objetivo central de esta actividad es detectar alguna enfermedad en forma temprana para evitar que ésta sea trasladada al resto de los animales de la región.
Asimismo las autoridades del SAG señalaron que al inicio de la temporada se realiza un censo a los animales que permanecen en las invernadas de la zona bajo control, continúa con una autorización de subida a la cordillera y control en las barreras sanitarias que ha establecido el SAG y que en la región son La Punilla (comuna de San Fabián), Atacalco (comuna de Pinto), Pichachén (comuna de Antuco) y Ralco (comuna de Alto Biobío) y finaliza con la autorización de bajada, oportunidad en la cual se verifica el número de animales y que su identificación corresponda a la información entregada. En este sentido calificaron como exitosa la temporada, ya que los animales están retornando a sus predios de origen y no presentan riesgo de patologías exóticas.
Para realizar la vigilancia en la Cordillera de Los Andes en la Región del Bíobío el SAG cuenta con cinco brigadas compuestas por un médico veterinario y un técnico pecuario, además de personal técnico en las barreras sanitarias, las cuales son apoyadas por personal de Carabineros de Chile.

No hay comentarios

Agregar comentario