EL 27 DE JUNIO SE INICIA FISCALIZACIÓN POR LEY DE ETIQUETADO NUTRICIONAL DE ALIMENTOS Y SU PUBLICIDAD

El 27 de junio próximo inicia en el país y en la región del Biobío la implementación de la Ley 20.606 de Composición Nutricional de Alimentos y su publicidad, que regula el etiquetado, venta en kioscos escolares y publicidad dirigida a menores de 14 años de edad.

La normativa entra en vigencia tras su publicación el 06 de junio de 2012 y tras la elaboración y posterior publicación del reglamento con fecha 27 de junio de 2015, con los objetivos de favorecer una elección en el marco de una información más clara al consumidor, disminuir el consumo de alimentos con exceso de nutrientes críticos (sodio, azúcares, grasas saturadas) y energía; mejorar la alimentación de la población, y contribuir a disminuir la prevalencia de obesidad y enfermedades no transmisibles a nivel nacional.

La medida encuentra su fundamentación en los antecedentes de la Encuesta Nacional de Salud 2009 y al Estudio de Carga de Enfermedad del 2007, que reconoce que el 25,1% de la población mayor de 15 años presenta obesidad, y un 39,3% sobrepeso; además de altas prevalencias de diabetes, hipertensión arterial y riesgo cardiovascular moderado, alto o muy alto.

A nivel nacional, la obesidad en menores de 6 años, de acuerdo a estadística de 2012 en base a población en control de los Servicios de Salud, establece una prevalencia del 10,1%.  La región del Bío Bio, en tanto, presenta una prevalencia del 11,2%.

En ese contexto, se desarrolló en Los Ángeles, un Diálogo con la comunidad educativa sobre la implementación de la ley y con ello, de los kioscos escolares saludables y/o colaciones saludables que deberán regir en los establecimientos educacionales.

“El 10% de nuestros niños menores de 6 años están obesos y casi el 30% tiene malnutrición por exceso, es decir, sobrepeso u obesidad. Esto empeora en primero básico, 25% es obeso y casi un 40% tiene exceso de peso; y en los adultos, más de un 60% de la población chilena tiene exceso de peso. Lo anterior es importante porque se relacionada con la principal causa de muerte, de discapacidad y enfermedad precoz en Chile”, declaró el Seremi de Salud del Biobío.

A partir de junio del presente año, todos los envases de productos alimenticios que están sobre los límites establecidos como recomendables, deberán estar rotulados con la frase “ALTO EN”, sobre un fondo negro, convirtiéndose en una advertencia que será nítida y precisa para las personas; deberá estar ubicado en la cara principal de la etiqueta, de modo que sea visible, especialmente para los menores de 14 años.

El Reglamento establece que queda prohibida en todas las escuelas, la venta de alimentos “ALTOS EN”, así como su publicidad en canales de expresión dirigidos a menores de 14 años.

“Diversos factores del entorno influyen en las preferencias y conductas alimentarias de la población, entre los que se describen la oferta, disponibilidad, etiquetado y marketing; y existe consenso respecto a la mayor vulnerabilidad de niños y adolescentes frente a las influencias de la publicidad de alimentos, por lo que esta ley incidirá directamente en la adopción de decisiones informadas por parte de las familias respecto a los productos, en disminuir las presiones publicitarias para el consumo de productos altos en grasas saturadas, azúcares, sodio o calorías en la población, y en avanzar en entornos más saludables”, agregó la autoridad sanitaria.

Con anterioridad a este diálogo, que se repetirá en las provincias de Ñuble y Concepción, se desarrolló la Escuela de Gestores Sociales (mayo 2016), así como 4 diálogos el año 2015, con cerca de 500 personas, que validaron el reglamento; y 3 jornadas de planificación con más de 200 personas representantes de la industria, intersector y fiscalizadores de la región.

A través de estas instancias, se buscó difundir y empoderar a la ciudadanía sobre esta medida, y recibir sugerencias de los distintos sectores, a fin de contar con el apoyo de la población para cumplir con el objetivo de salud pública planteado en la Ley y alcanzar la meta de mejorar los hábitos alimentarios de la población, con miras a disminuir la prevalencia de obesidad y otras enfermedades no transmisibles.

Dentro de los aspectos que comprende la implementación de la Ley, se encuentra el mejoramiento a la oferta de alimentos disponibles en kioscos escolares, disminuyendo la oferta de alimentos no saludables, en concordancia con el Reglamento Sanitario de los Alimentos.

Dichos kioscos, corresponden a instalaciones ubicadas al interior de un establecimiento educacional, en las que se expenden, elaboran y/o publiciten alimentos; y se clasifican en tres tipos, según su infraestructura. De ello dependerá el tipo de alimentos que pueden expender.

Tipo A :

§  No cuenta con conexión a redes de agua potable y alcantarillado ni otro sistema de abastecimiento.

§  Carente de energía eléctrica.

§  Pueden vender alimentos y bebidas envasadas que provengan de establecimientos autorizados, que no requieran protección del frío o calor, y no sobrepasen los límites de energía, azúcares totales, grasas saturadas y sodio, establecidos en el artículo 120 bis del RSA.

Tipo B :

§  Cuenta con conexión a la red de agua potable, alcantarillado u otra red de abastecimiento de agua.

§  Cuenta con equipo de refrigeración y/o congelación.

§  Pueden vender alimentos de establecimientos autorizados que requieren o no refrigeración, y no sobrepasen los límites de energía, azúcares totales, grasas saturadas y sodio, establecidos en el artículo 120 bis del RSA.

Tipo C :

§  Cuenta con conexión a la red de agua potable y alcantarillado.

§  Cuenta con equipo de refrigeración y/o congelación.

§  Cuenta con áreas de recepción, selección, limpieza y preparación de materias primas, producción y almacenamiento de materias primas y del producto terminado.

En dichos kioscos, no se podrán vender, expender, comercializar, publicitar ni regalar alimentos envasados que tengan en su rótulo uno o más símbolos con el mensaje “ALTO EN”…

Tampoco se podrán vender o expender, comercializar, publicitar ni regalar alimentos no envasados, que en su contenido nutricional superen los límites establecidos en el artículo 120 bis del RSA.

Aquellos alimentos que superen los límites establecidos NO podrán ser publicitados, regalados ni promocionados en kioscos escolares, ni en ningún lugar dentro de las escuelas.

Respecto a los kioscos escolares, los requisitos para su implementación dicen relación con autorización sanitaria otorgada por la Seremi de Salud, la que le permitirá obtener su patente municipal; cumplimiento del artículo 120 bis del Reglamento Sanitario de los Alimentos; lo que implica cumplir con diversas condiciones de higiene, infraestructura y manipulación de alimentos.  Entre esas condiciones se encuentran que se ubiquen alejados de focos de insalubridad, humo, polvo y otros contaminantes; que los basureros estén ubicados fuera del kiosco con bolsas plásticas, tengan características lavables y su contenido pueda ser retirado al menos una vez al día; que el lugar de acumulación de basuras esté alejado de kioscos, manteniendo los receptáculos con tapa en forma permanente; entre otras.

Respecto a la elaboración deben cumplir con lo dispuesto en el reglamento sanitario de los alimentos, contar con áreas de recepción, selección, limpieza y preparación de materias primas; producción; almacenamiento de materias primas y del producto terminado; uso exclusivo de agua potable para lavado de utensilios; utilización de materias primas en buen estado de conservación, debidamente identificados y de proveedores autorizados.

Respecto al personal, debe tener un estado de salud compatible con la función a desarrollar; el lavado de manos debe ser cuidadoso; mantener buen aseo personal y de su vestuario.

Para la evaluación sanitaria existen pautas a cumplir, correspondientes a Requisitos de Resolución Sanitaria según Reglamento Sanitario de los Alimentos (que evalúa condiciones de infraestructura, personal y elaboración); evaluación de oferta de los alimentos (de acuerdo a las tablas de límites de alimentos sólidos y líquidos); y evaluación de la publicidad.

Los comentarios están cerrados.