Monitoreo Alerta Roja en comuna de Alto Biobío por situación del volcán Copahue

Las autoridades han dispuesto de todos los recursos en la zona para llevar a cabo, de forma tranquila y segura, el proceso de evacuación de las comunidades aledañas al volcán Copahue. Hasta el momento se reportan 316 personas trasladadas, de las cuales 44 pertenecen a la localidad del Barco, 153 a Bultalelbún y 119 a Guallalí. Adicionalmente, autoridades en terreno están evaluando el número de personas que ha evacuado de forma particular con sus propios medios, esperando para el día de mañana, tener el número de pobladores que ya han abandonado el sector de riesgo.
Los albergues dispuestos son cuatro: la escuela de Ralco, el Liceo de Ralco, la Escuela Callaqui y el gimnasio municipal, los que están a cargo de la SEREMI de desarrollo social, los que ya se encuentran habilitados.
La evacuación es de carácter obligatoria para la población en un radio de 25 Kilómetros, por lo que se les ha solicitado cooperar en este proceso.
El Intendente Regional, Víctor Lobos, encabeza en terreno las coordinaciones con las comunidades de las localidades comprometidas, mientras que el proceso de traslado, está siendo coordinado por ONEMI Biobío y asistido por personal del Ejército y de Carabineros. Para movilizar a la población se han desplegando camiones militares y buses civiles, los que están divididos en dos columnas, una destinada a los lugareños del Cajón del Queco y otra para las personas del Cajón del Biobío.
Con el fin de apoyar las acciones operativas, ONEMI pondrá a disposición a contar del día de este jueves un helicóptero, el cual dependiendo de las condiciones meteorológicas, estará disponible para efectuar un sobrevuelo sobre la zona de riesgo. Además, gestionó con las empresas eléctricas Saesa y Frontel, un generador de respaldo que asegure de manera permanente el suministro eléctrico en la localidad de Ralco, en caso de ser necesario.
Por otra parte, SERNAGEOMIN desplazará durante el día jueves al vulcanólogo Hugo Moreno, con el fin de asesorar técnicamente a la autoridad en terreno y al Comité Comunal de Operaciones de Emergencia.
El organismo técnico ha indicado que el volcán mantiene una alta probabilidad de ocurrencia de un eventos eruptivo mayor al registrado en diciembre de 2012 y, si bien el proceso en desarrollo puede durar varias semanas, de igual manera puede ocurrir de forma intempestiva, por lo que se procedió a la activación inmediata de los organismos responsables de la protección civil y la movilización de todos los recursos, tanto humanos como materiales y económicos, para atender la emergencia.
La sismicidad registrada durante las últimas 24 horas, mostró una leve disminución con respecto a la pasada jornada. Su origen continúa siendo de carácter superficial. A través de las cámaras instaladas alrededor del macizo, no se pudo observar la columna de gases debido a las condiciones meteorológicas imperantes en la zona.
El Observatorio Vulcanológico de los Andes del Sur, dependiente del Servicio Nacional de Geología y Minería, continúa con la vigilancia permanente del volcán en línea y la Dirección Regional de ONEMI mantendrá las coordinaciones con los integrantes del Sistema de Protección Civil para alertar oportunamente y dar adecuada respuesta ante eventuales situaciones de emergencia producto de la condición actual del macizo.

No hay comentarios

Agregar comentario